Renunció director ejecutivo de La Red

El abogado Javier Urrutia ocupaba el puesto desde 2010.  

Martín Cifuentes Fuentes 

Los rumores circulaban desde diciembre, pero recién ayer se oficializó la renuncia del abogado Javier Urrutia al cargo de presidente del directorio y director ejecutivo de La Red, que desempeñaba desde 2010.

Ayer en la mañana, en una reunión con un grupo de ejecutivos de la señal confirmó su salida. En calidad de interina quedó la gerenta general de la estación, Isabel Boegeholz.

Su salida se concreta pocos días después de que los canales informaran sus balances financieros de 2016. En el último informe se indica que La Red reportó pérdidas por $772 millones.

Antes de La Red, el ejecutivo había trabajado en distintas casas televisivas. Urrutia estuvo en Chilevisión en 2001 desempeñándose como secretario general de la actual señal del Grupo Turner y en 2004 ocupó el puesto de director ejecutivo, en reemplazo de Jaime de Aguirre. Luego, el abogado se trasladó a Ecuador, donde ejerció como presidente ejecutivo de RTS, señal propiedad del empresario mexicano Ángel González, quien también es dueño de La Red. En 2009 se fue a Perú para trabajar en Frecuencia Latina (actual Latina Televisión) y en 2010 volvió a Chile, para hacerse cargo de La Red.

En esta estación concretó su traslado desde las oficinas que arrendaban a Chilefilms en Las Condes a las nuevas instalaciones en Avenida Quilín. También incluyó más contenido local en la programación como “Mujeres primero” y “Mentiras verdaderas”. Asimismo, apostó por la ficción nacional con la serie “Fabulosas flores”.

En 2014 fue el responsable de que La Red saliera de la Asociación Nacional de Televisión (Anatel). Una de las últimas acciones de Urrutia fue intentar levantar un departamento de Prensa para poder tener un noticiario al aire, lo que no resultó, aunque en el canal indican que el proyecto aún está en proceso.

Fuentes al interior de la señal indican que el abogado pidió tranquilidad a los equipos, ya que señaló que seguirá el ritmo habitual de trabajo.

Discusión sobre TVN

Señor Director:

La ministra Narváez hace una defensa voluntarista de TVN para recibir la “módica” suma de $35.000.000.000 (cuando no hay plata para el Sename, por ejemplo), que equivale más o menos a las pérdidas del canal de los últimos dos años bajo la gestión Solari.

Quizás la peor gestión en décadas. Es simplemente para pagar la farra de la mala administración.

Todo lo que Narváez dice del canal, simplemente no es verdad. Es un coto político.

¿Qué sentido tiene una entidad estatal que produce, entre otras cosas, realities, telenovelas, farándula y que ocupan el mejor horario?

Las remuneraciones de los “artistas” no son del nivel de “servicio público”. El segundo de a bordo gana más que el primero, lo que no deja de ser curioso. Los contenidos producidos bajo las administraciones concertacionistas nunca han sido ecuánimes.

Si ha de haber un canal estatal, debiera ser solo cultural y financiado completamente por el Estado, una especie de PBC.

Sergio Melnick

Señor Director:

El señor Sergio Melnick hace una serie de aseveraciones, en carta publicada ayer, que sorprenden.

Creo interesante, en consecuencia, poner sobre la mesa una serie de elementos para una discusión acabada, informada y productiva sobre TVN.

Para nadie son un misterio las millonarias pérdidas del canal los últimos dos años. Sin el ánimo de defender la actual administración, la crisis del canal público no comienza con la gestión de Ricardo Solari.

La caída partió muchísimo antes, cuando las ofertas de otros canales hicieron imposible retener los talentos, sumadas a las decisiones programáticas insostenibles y pugnas internas que terminaron desencadenando un interminable efecto dominó, que muchísimos trabajadores del canal pagaron con sus puestos laborales.

El señor Melnick debe tener claro que en todos los canales del país y del mundo, el segundo, tercero, cuarto y hasta el quinto de a bordo puede ganar más que el máximo ejecutivo del canal. Discutirlo sería desconocer el principio más básico de este negocio: la imagen.

Hoy es indiscutible que el país tiene carencias, dificultades. En medio de ellas, discutir sobre la capitalización de TVN parece un despropósito por un sentido de urgencia. El tema de fondo es si queremos o no una televisión pública real para nuestro país.

Lo que el señor Melnick plantea, un canal estatal, financiado íntegramente por el Estado, sería lisa y llanamente meter la plata a un “bolsillo de payaso”, sin fin ni fondo, y condenar al canal a audiencias mínimas y a una misión pública que se volvería invisible.

TVN, desde 1992, no recibe un peso del Estado; es más, en algunas oportunidades aportó al erario nacional. Tal como hoy lo necesita este canal, en su momento los dueños de Canal 13, Mega y CHV capitalizaron sus canales. En momentos de crisis, lo hicieron repetidas veces.

¿Es justo que el dueño de TVN, el Estado, haga lo mismo cuando el canal está en problemas?

Sería primera vez que se hace y con una explicación muy clara: la nueva ley digital obliga a TVN a invertir millonarias sumas en infraestructura, monto que hoy no tiene. La obligación legal de dicha inversión podría, incluso, terminar definitivamente con la empresa, de no mediar un salvataje de su dueño.

Todos los canales “grandes” del país pasaron por crisis como la que hoy atraviesa TVN. Competir hoy con empresas televisivas que tienen de espalda las billeteras más generosas del país es para nosotros un desafío mayúsculo. El fondo de la discusión es si necesitamos un canal público, si queremos uno que sea una plaza donde nadie quede fuera.

Por lo mismo, invito a un debate un poco más acabado, informado y no alimentado con argumentos propios de un año electoral.

Andrés Vial Besa
Miembro del Directorio de TVN Representante de los trabajadores
Editor Departamento de Prensa

TVN Corporativo

TVN: Patrimonio de todos

Paula Narváez: “Su modernización y apoyo financiero va en resguardo de aquella diversidad, independencia, pluralismo y fomento de nuestra identidad regional y local que debe siempre reconocerse en nuestra televisión pública…”.

Inyección financiera a TVN

La ministra Paula Narváez, abrió el debate luego de apoyar públicamente el impulso económico que dará el Ejecutivo para la modernización del canal estatal y la creación de una señal cultural y educativa enfocada, principalmente, en el segmento infantil.

Emol 17

En mayo de 2016, la Presidenta Michelle Bachelet firmó una indicación sustitutiva para una “inyección financiera” a TVN que contemplaba, en ese entonces, US$ 100 millones en total. El monto iría destinado para la modernización del canal estatal y para la creación de una señal cultural y educativa.
El bullado debate que se armó en torno al anuncio criticaba, puntualmente, a que los recursos supuestamente serían destinados para paliar la crisis económica que enfrenta la televisora y que se intensificó en 2015.
En la misma línea, el Gobierno ratificó este año que el financiamiento entregado será menor al planificado. A fines de marzo pasado, el ejecutivo decidió modificar algunas indicaciones tras ser cuestionadas en el Congreso.
Con esto, el monto para la modernización de TVN descendió de US$ 75 a 47 millones, mientras que la implementación del canal cultural pasó de tener US$ 25 millones a 18 millones.
¿Modernización o “farra”?

A días del último anuncio, Narváez, justificó el impulso económico que el Estado quiere dar a la señal nacional. “Estamos convencidos de la necesidad de resguardar y proyectar para las futuras generaciones esas características, que representan la riqueza, grandeza y principal activo que posee TVN”, señaló.

Noticia relacionada
Gobierno disminuye recursos destinados a inyección financiera a TVN
Gobierno disminuye recursos destinados a inyección financiera a TVN7

En detalle, la psicóloga y militante del Partido Socialista, ahondó en cuatro puntos principales como motivos para la subvención del Estado: la misión pública del canal, los cambios tecnológicos, las modificaciones en la plana ejecutiva y el impulso para la creación de la señal con contenido cultural y enfocado en el público infantil.

“La gran mayoría de chilenos y chilenas reconocemos y valoramos los principios sobre los cuales descansa TVN, un canal que nos ha acompañado en capítulos clave de nuestra historia. Es por ello que su modernización y apoyo financiero va en resguardo de aquella diversidad, independencia, pluralismo y fomento de nuestra identidad regional y local que debe siempre reconocerse en nuestra televisión pública”, agregó la vocera.
En la otra vereda, bajo el título de “La gran farra de TVN”, el ingeniero comercial, ex ministro de Pinochet y analista político, Sergio Melnick usó la misma vía para responder en contra de lo planteado por Narváez.
Melnick hizo hincapié en que los recursos destinados por el Gobierno de Bachelet equivalen “más o menos a las pérdidas del canal de los últimos dos años bajo la gestión Solari” y agregó: “Quizás la peor gestión en décadas. Es simplemente para pagar la farra de la mala administración (…) Todo lo que Narváez dice del canal, simplemente no es verdad. Es un coto político. ¿Qué sentido tiene una entidad estatal que produce, entre otras cosas, realities, telenovelas, farándula y que ocupan el mejor horario?”.
Así fue como este jueves, El Mercurio publicó una carta que rebatía lo afirmado por el ingeniero comercial. Firmada por el editor del Departamento de Prensa de TVN y miembro del Directorio Representante de los trabajadores, Andrés Vial, en la publicación el periodista llamó a “un debate un poco más acabado, informado y no alimentado con argumentos propios de un año electoral”.
Para nadie son un misterio las millonarias pérdidas del canal los últimos dos años. Sin el ánimo de defender la actual administración, la crisis del canal público no comienza con la gestión de Ricardo Solari. La caída partió muchísimo antes, cuando las ofertas de otros canales hicieron imposible retener los talentos, sumadas a las decisiones programáticas insostenibles y pugnas internas que terminaron desencadenando un interminable efecto dominó, que muchísimos trabajadores del canal pagaron con sus puestos laborales”, añadió.
Vial finalizó con que “todos los canales “grandes” del país pasaron por crisis como la que hoy atraviesa TVN. Competir hoy con empresas televisivas que tienen de espalda las billeteras más generosas del país es para nosotros un desafío mayúsculo”.

Los pasos de UCV para aprobar su venta

El canal no presentó una serie de papeles para que la Fiscalía analizara adecuadamente su compraventa.

Según los expertos, UCV cometió un error bastante obvio al someter a la Fiscalía Nacional Económica la venta de la señal privada al grupo GCO, ligado a la señal Disney.

El canal no presentó una serie de papeles para que la Fiscalía analizara adecuadamente su compraventa. Como consecuencia, la solicitud debió rechazarse. Se trató de documentos relativos a “declaraciones juradas tanto del que transfiere las acciones de UCVTV SpA(Pontifica Universidad Católica de Valparaíso) como del adquirente (GCO Televisión SpA)”.

La objeción se fundó además en “no detallar la identidad de los socios o accionistas de GCO Televisión SpA -hasta llegar a las personas naturales que los integran-, ni de los intereses en otros medios de comunicación social que todos ellos pudieren tener”.

Pero UCV volverá a la carga. Ello implica que deberá presentar nuevamente toda la documentación relativa al traspaso del 90% de su propiedad y con ello se abrirá un nuevo informe del proceso. Tras ello la FNE tendrá 30 días para dar una opinión por la venta del canal porteño. La entrega de los documentos, eso sí, no garantiza la aprobación, sólo genera mayor demora para conocer la opinión de la FNE.

CHV busca socio

Desde que asumió como presidente ejecutivo de chv, Jorge Carey ha levantado en más de una oportunidad el teléfono para ofrecer en venta y/o arriendo un paño no menor de los terrenos de Machasa. La idea es que terceros ocupen las instalaciones que el Grupo Turner no alcanzó a terminar cuando CHV y CNN Chile se mudaron el año pasado.

Por Estela López García

A fines de enero,el presidente ejecutivo de Chilevisión, Jorge Carey, realizó una visita guiada a Cristián Varela y José Patricio Daire, socios de Chilefilms, por los terrenos de Machasa. Juntos hicieron un recorrido por las dependencias de 55.000 m2 que hoy son ocupadas por el canal de televisión abierto y por el canal de televisión de pago CNN Chile en un 60%.

La visita fue acordada entre los ejecutivos luego que Carey les comentara que estaba interesado en que Chilefilms moviera sus operaciones para la avenida Pedro Montt 2354. Sin embargo, el estado de las instalaciones no convenció a los empresarios de trasladarse a los terrenos, que están ocupados hace sólo nueve meses por sus actuales dueños.

En todo caso, la negativa de Chilefilms fue sólo un traspié en la búsqueda de un nuevo socio, Carey continúa buscando rentabilizar los grandes estudios que hoy no están siendo ocupados y que no necesitará CHV ni CNN Chile.

Una pesadilla de mudanza

Se construyó pensando en que sería la ciudad de las telecomunicaciones y así lo planteó el ex presidente Sebastián Piñera: “Lo que queremos es construir una ciudad de las comunicaciones, que el canal ocupe parte de esa infraestructura y el resto se arriende a productoras, escuelas de cine, en fin, a toda empresa ligada a este medio. Nuestra idea es crear un cuento espectacular para Chile, que incluya un museo de la televisión al aire libre”, dijo cuando era aún dueño de CHV.

Sin embargo la historia de Machasa ha estado muy lejos de la ilusión de Piñera, la que hizo propia la estadounidense Time Warner cuando adquirió en 2010 el canal de televisión  abierta en unos US$ 140 millones a través de la filial Turner Broadcasting System, y los terrenos de Machasa en cerca de US$ 15 millones.

De acuerdo a los planes de Piñera, Chilevisión debería haber estado en la nueva y amplia casa en 2010. Luego, según los planes de Time Warner el canal debería haber estado en plena mudanza en 2012. Ninguna fecha se cumplió. Incluso entremedio los dueños del canal firmaron un contrato de venta de los terrenos de Inés Matte Urrejola a Canal 13, con el compromiso de entregar la propiedad en marzo de 2014.

El grupo Turner no fue capaz de cumplir esta fecha y tuvo que renegociar la estadía en Bellavista con el empresario Andrónico Luksic hasta que Machasa pudiera recibirlos. Aunque se esperaba que la venta de estos terrenos ayudaría a financiar Machasa, el resultado fue que gran parte de los montos que desembolsó Canal 13, no se ocuparon en la nueva infraestructura sino que se utilizaron para repactar el contrato de arriendo por los dos años que tardó CHV en desocupar las instalaciones.

No sólo fueron las fechas de la mudanza las que variaron una y otra vez. El proyecto en sí mismo también fue objeto de dudas de los dueños estadounidenses, primero por el consecutivo retraso de las obras, y segundo por los costos, que aumentaban considerablemente. En un principio, el costo de habilitar la nueva sede ascendía a los US$ 15 millones, en junio de 2016 la cifra de inversión en Machasa era de US$ 75 millones.

La tierra prometida

A mediados del año pasado el ex director ejecutivo de CHV Francisco Mandiola inauguró con bombos y platillos las nuevas instalaciones del canal. Él fue uno de los primeros en mudarse.

Sin embargo alcanzó a ocupar su nueva oficina sólo seis meses, ya que en noviembre del año pasado se anunció la llegada de Jorge Carey en su reemplazo. Carey venía de la industria de la televisión de pago y asumió en enero de este año el máximo puesto del canal abierto, al que reportan también los ejecutivos de CNN Chile, que se trasladaron a fines del año pasado a la comuna de Santiago Centro, con el objeto de generar mayor sinergias entre ambas filiales del grupo Turner.

Mientras el grupo Turner informaba que Carey lideraría “el desarrollo e implementación de los planes estratégicos para maximizar el crecimiento y rentabilidad del canal en la dinámica actual de la industria, reportando a los presidentes de Turner para Latinoamérica”, su pasado como vicepresidente del directorio de VTR ya daba algunas luces sobre lo que sería su gestión. Una más enfocada en la distribución y compra de contenido, con mayor uso de plataformas digitales y un segundo plano de la señal abierta.

Imagen Carey-JorgeEn un contexto de una industria que no crece y que hace varios años tiene sólo un canal al que le va bien, resulta aún más necesario buscar formas de rentabilizar la operación. Fue así que Carey comenzó a levantar el teléfono para a ofrecer los terrenos que aún tienen olor a nuevo en búsqueda de socios estratégicos.

Primero invitó a Cristián Varela, con quien tiene una amistad hace muchos años, para visitar su actual oficina y dependencias a fines de enero. También llegó la oferta al Canal del Fútbol, estos últimos aún no concretan una visita, aunque conocedores de las conversaciones explican que “si el canal se vende, es muy probable que los compradores busquen alternativas de lugar”.

Fuentes cercanas a Chilefilms comentan que Carey les planteó mover sus operaciones hacia allá, sin embargo el área disponible no fue lo que esperaban encontrar. “Está a medio construir, le faltan los techos a los estudios, están sólo los muros”, fue el diagnóstico de los empresarios, quienes al hacer un cálculo rápido de lo que debían invertir para habilitar estudios similares a los que tienen hoy en avenida Manquehue, no les cuadraron las cifras y desecharon por ahora el arriendo o compra del espacio que CHV tiene disponible para un tercero.

Del terreno, que equivale a 5,5 hectáreas, hoy CHV, CNN Chile y Turner ocupan no más de un 60% de las instalaciones. El resto quedó a medio construir. “Da la impresión que no alcanzó la plata y dejaron todo ahí”, comenta un colaborador del grupo. Los estudios que están disponibles y que por ahora sólo cuentan con la obra gruesa y orificios para el cableado, son ocupados mientras por maestros que arman la escenografía y utilería del canal.

“Hay que buscar una solución, hoy es capital muerto y hay que activarlo. Nosotros ocupamos cerca del 50%, el resto está desocupado y hay que buscar un asociado con el negocio nuestro”, afirma una alta fuente del grupo Turner, quien agrega: “Los canales de hoy no necesitan grandes estudios ni grandes espacios, los canales pueden operar con tres plantas. El proyecto que se concibió con Piñera era demasiado grande, era una ilusión de televisión antigua. Hoy se puede levantar un canal sin tener infraestructura”.

Aunque se ha privilegiado por ahora ofrecer el espacio que no se ocupa a productoras y empresas que tienen relación con el rubro televisivo, conocedores de la propuesta que hizo Carey a Chilefilms aseguran que también se conversó la idea de levantar un proyecto inmobiliario, sobre todo considerando la magnitud de lo que hoy es Machasa. Consultado tanto CHV como Chilefilms por este tema, declinaron referirse.

“La tecnología disponible permite acoger a gente del rubro y sería interesante que se viniera gente a usar esta estructura. Por eso, parte de lo que se ha estado haciendo es mostrar las instalaciones para que otros se puedan venir a montar la infraestructura que ya está”, asegura una alta fuente de CHV.

Desde la industria aseguran que uno de los principales problemas de la televisión abierta es que es un negocio de alto riesgo, “se apuesta a un determinado contenido, en un minuto específico al aire y eso tiene un alto costo de producir internamente.

Las cosas de menor riesgo son las de producción externa, porque si les va mal, te puedes quedar con una serie empaquetada de 9 capítulos, pero no con estudios vacíos por seis meses. Al final, lo que pasa es que se termina inventando contenidos para ocupar infraestructura”, asegura una fuente de la industria.

Respecto al caso de CHV, un ex alto ejecutivo comenta que una de las ventajas es que está vinculado a Turner y que este grupo puede utilizar los estudios de Machasa para producir contenido que puede ser transmitido en cualquier parte del mundo y, agrega respecto a la gestión de Carey: “No sé si la TV abierta será su eje principal”. Aunque fuentes cercanas al máximo ejecutivo de CHV descartan que la búsqueda de un socio tenga que ver con disminuir la operación de CHV y asemejarse más a un canal de cable, sí afirman que la decisión de vender y/o arrendar se entiende como la intención de acercar al canal a un modelo de negocio de multiplataforma, que se vincule con el cable y las redes digitales.

Así, quienes han monitoreado de cerca las conversaciones explican: “El tener socios nuevos se entiende por la envergadura y el porte de Machasa y porque hay que sacar rentabilidad a los metros cuadrados que no se ocupan”.

Gobierno reduce recursos para la capitalización de TVN

Gobierno reduce recursos para la capitalización de TVN en indicación al Senado

Inicialmente se anunció una inyección monetaria de US$ 75 millones para la modernización de la estación pública, una cifra que ahora se rebajaría a US$ 47 millones. La asignación para la nueva señal cultural también disminuyó sus montos.  

Cristopher Ahumada L

Hace poco más de diez meses, el 19 de mayo de 2016, la Presidenta Michelle Bachelet convocó a una ceremonia en La Moneda para firmar una indicación sustitutiva que planteaba diversas modificaciones a la legislación aplicable a Televisión Nacional. En esa instancia anunció una importante inyección de recursos públicos para la señal estatal. “La televisión digital impone a los canales el deber de actualizarse tecnológicamente, para ello se contempla una capitalización de US$ 75 millones, que serán aportados por única vez”, declaró la Mandataria.

En ese mismo encuentro, la Presidenta reafirmó la intención de “crear un canal cultural y educativo” -incluido en sus promesas de campaña- y comprometió “un aporte inicial y único de US$ 25 millones, destinados a su implementación y puesta en marcha”.

Sin embargo, la asignación de recursos públicos generó cuestionamientos de algunos parlamentarios, lo que retrasó su discusión y tramitación en el Congreso. Una situación que motivó al Gobierno a presentar nuevas indicaciones al proyecto en un documento que se envió antenoche al Senado. “Se ha hecho necesario incorporar algunos cambios en la idea que ésta (legislación) plantea, recogiendo la mirada de los distintos sectores políticos y de la sociedad civil”, sostiene el documento.

La indicación enviada por el Ejecutivo, que tiene 50 páginas, plantea que ahora el proyecto considera una “capitalización extraordinaria por hasta US$ 47 millones”; es decir, US$ 28 millones menos de los que se anunciaron inicialmente. Respecto de la implementación de un canal cultural ahora se habla de una señal para la cual también se redujo la cifra original de US$ 25 millones a US$ 18 millones. Además se aclara que ambos capitales serán administrados en presupuestos separados.

“Esperamos que esto agilice y facilite la tramitación del proyecto. La decisión en cuanto a los montos la toma el accionista, que en este caso es el Estado de Chile. Nosotros solo podemos dar sugerencias de orden técnico. De acuerdo a los principios de pluralismo y autonomía que rigen el gobierno del canal público, nos vamos a ajustar a la decisión”, explica Ricardo Solari, presidente del directorio de TVN.

Entre las razones del Gobierno para justificar la necesidad de aprobar el capital se incluye el actual panorama de la industria, pero, principalmente, la complejidad que asumirá TVN de administrar dos señales. Esos desafíos, dice el documento, llevaron al Ejecutivo a “tomar la decisión de inyectar recursos a la empresa”.

Asimismo, en mayo pasado se había señalado que se aumentaría de siete a nueve el número de miembros del directorio. Pero en la indicación se mantuvo en siete a los integrantes de esa instancia.

Inquietud por autonomía

Tras el envío del documento a la Cámara Alta, desde el interior de TVN declararon que no hubo conocimiento de los montos ni del contenido de la indicación sustitutiva antes de que pasara del Gobierno al Senado. El contenido del proyecto también generó inquietudes en algunos miembros del directorio por ciertas modificaciones que, según plantean, “podrían afectar” el carácter autónomo del canal.

Una de ellas estaría relacionada con el financiamiento de la señal cultural. El proyecto establece que “la Ley de Presupuestos del sector público podrá considerar aportes o transferencias con el solo objeto de implementar, desarrollar o mantener su funcionamiento”; por lo tanto, el Estado podría entregar nuevos recursos tras los US$ 18 millones, pero estos se administrarían en un presupuesto que requeriría de la “aprobación del Ministerio de Hacienda”.

Otros puntos que generan aprensiones son el reemplazo de un artículo que ahora permite la “remoción de un director por parte del Presidente de la República” y la aplicación de normas que “obligarán a la empresa a administrar sus recursos conforme al modelo de sistema presupuestario dictado por decreto conjunto de los ministerios de Hacienda y de Economía”.

“La intervención del Gobierno en el proyecto puede afectar seriamente la autonomía del canal y abre la puerta al control político. La pregunta de fondo es si el Gobierno quiere seguir con un modelo de televisión pública, porque lo que aquí se desliza es que cumplió un ciclo y no tiene viabilidad en el futuro”, dice una alta fuente del canal.

Además, preocupa lo relativo a la constitución de sociedades por parte de TVN, ya que el documento plantea que estas deben contar con la debida autorización de Hacienda.

También trascendió que el directorio habría planteado algunas aprensiones hace algunos meses al Gobierno por la autonomía de la estación y que la decisión final del tono que tuvieron las indicaciones presentadas se habría originado directamente en la Secretaría General de Gobiermo.

60 años la primera transmisión en Chile

UCV Televisión, el primer canal del país, pasa a Disney. Atrás quedan sus inicios universitarios. Esta es la historia del precario arranque de la televisión en Chile en una transmisión de 1957.
Prender la TV: 60 años desde la primera transmisión en Chile

Autor: Marcelo Contreras

18:30 horas del sábado 5 de octubre de 1957 y los reportes cifran en 30 mil el número de porteños reunidos en el centro de Valparaíso. La expectación crece ante un aparato con la envergadura de un pesado mueble que solo unos pocos marinos mercantes tienen en sus casas juntando polvo: la televisión.

La masa se agolpa frente al desaparecido diario La Unión en una de las esquinas de la plaza Victoria, para observar en directo en un par de pantallas al presidente Carlos Ibáñez del Campo inaugurando el nuevo quinto piso de la Universidad Católica de la ciudad puerto. ¿La gracia? Que el general y las autoridades estaban a 1.350 metros del diario.

Un lustro antes el joven Carlos Meléndez estudiaba sub-ingeniería en radio en la Universidad Católica de Valparaíso, y estaba a punto de iniciar una beca en la universidad de Florida, en EE.UU. . “Cuando regrese pienso estudiar la manera de instalar en Valparaíso un equipo de televisión”, declaró.

El joven era una especie de agente con una misión. El rector Jorge González de la UCV tenía fe en aquel medio de comunicación aún inédito en el país. “Como la televisión llegaría algún día, se pensó que la prioridad para la futura escuela de electrónica era la formación de técnicos”, dice Meléndez.

Lo cierto es que en el arranque de los años 50, la televisión ya tenía notoriedad. Llevaba dos décadas en Inglaterra y Francia, mientras en EE.UU. era un referente cultural. Entre los ingenieros criollos tampoco implicaba algo nuevo.

En julio de 1939, cortesía del ministerio de correos y telégrafos del Tercer Reich, se realizó en la escuela de ingeniería de la Universidad de Chile una exhibición de televisión en circuito cerrado. En febrero de 1953, con la visita del presidente Juan Domingo Perón, el ejército argentino instaló pantallas en el centro de Santiago.

Según La Nación, aquellas transmisiones resultaron “defectuosas”. Por la misma época, la Universidad Católica de Chile emitía por circuito cerrado operaciones en la escuela de medicina.

A su regreso de EE.UU., Carlos Meléndez fue nombrado director de la escuela de electrónica de la UCV. El 20 de noviembre de 1956, siempre por La Unión, el ingeniero proclamó que en un par de años la televisión sería una realidad en Valparaíso.

Grandes anuncios pero los recursos escaseaban. Aquí entra el ingenio criollo. “Amadeo Pascual y Erwin Lauer, con poco más de 20 años, se abocaron a la tarea de construir el canal”, rememora Meléndez. “Ellos, más el alumno Carlos Holzman, que construyó una cámara que se usó por muchos años, hicieron varios equipos. Sólo se importó una cámara RCA, y otra similar fue facilitada por la Universidad Santa María. Plata no había”.

ucv-diario

Tras el 5 de octubre de 1957 se apagó la tele para los ingenieros de la UCV. Por casi dos años no hubo transmisiones. Una cosa había sido la emisión puntual de aquel día y otra era montar un canal. La escuela de ingeniería fijó 1959 para iniciar su señal.

La universidad facilitó una sala del club de esgrima. El resto de las facultades puso el grito en el cielo. No entendían el empeño de la UCV por hacer televisión, no era más que un experimento de electrónicos.

En ese periodo otro joven asume protagonismo. Sergei Melville, de 19 años, se acercó a la UCV con una idea: producir televisión. Melville se inscribió por cuenta propia en la Academy of Broadcasting Arts en EE.UU. y comenzó a gestionar equipos.

Según Meléndez: “Nos pareció interesante alguien que quería trabajar en producción, aspecto que hasta entonces no habíamos considerado. Desde allá él me contaba sobre los futuros programas que podríamos hacer. La mayoría era imposible”.

Menos protagónico pero igual de entusiasta era Edmundo Favero, estudiante de inglés que se convirtió probablemente en el primer asistente de la TV chilena: “Estábamos en condiciones de salir al aire en marzo de 1959. Una noche, como prueba, hicimos una transmisión completa, pero en talla. Días después empezaron a llamar a la universidad para felicitarnos”.

Por mucho que imperara el espíritu universitario, el gen de la competencia ya estaba incubado. La Universidad Católica de Santiago aceleró sus planes para contar con una estación, mientras la prensa nacional daba cuenta de los avances del canal en el puerto.

El 24 de septiembre de 1958 revista Ercilla aseguraba que “los porteños serán los primeros en contar con una estación de televisión con programa estable”.

Alertados de las inminentes transmisiones en la costa -efectivas desde el 27 de agosto de 1959 bajo el canal 8-, la UC asestó un golpe lanzando una película una semana antes. “Ellos se interesaron cuando la Católica de Valparaíso iba a inaugurar el canal”, cuenta Carlos Meléndez. “Iniciaron pruebas experimentales, algo que UCV había hecho 2 años atrás. Esas transmisiones se interrumpieron a los tres meses. Canal 13 empezó a funcionar solo un año y medio después”.

4 años después

Hace 4 años publiqué en este blog

La revolución digital hace rato llegó a la TV Chilena, habiendo sobrepasado a ejecutivos y equipos de producción.

tumblr_kz8mdh5Dtk1qzjdp5o1_500

¡Qué ha cambiado desde entonces?

Más de lo mismo.

La ingeniería y los equipamientos técnicos siguen al debe.

Se estancó el proceso de digitalización, especialmente lo que se refiere al Full HD.

Apareció un delay o retardo en el audio, que no permite realizar dúplex en vivo con una calidad que permita un debate fluido, en vivo.

Es un problema técnico de fácil solución, con una inversión modesta.

La innovación tecnológica en los canales no se ha desarrollado a la par con los contenidos y formas.

Aún la noticia se sigue presentado en tres etapas. el conductor, el notero y el entrevistado o cuña dicen lo mismo sin ningún matiz.

Encabezan la nota con un clip ochentero que no aporta.

Se suma al problema con la gráfica en las notas y transmisiones deportivas, donde el fútbol que es el más visto, logra que la información quede fuera de norma, no permite ver las imágenes más importantes, al ocultarlas a lo menos en 20% del total de la pantalla.

Es un exceso y una mala forma, tomando en cuenta la mejor resolución que tiene la TV digital, solo basta ver algunos canales internacionales.

Si la imagen es la que manda, para qué taparla con elementos distractivos.

Los Rostros

Quienes son escogidos como anclas y noteros en cámara siguen sin dar el ancho que se pretende o se requiere en una industria que debiera estar madura.

Me quedo con la dupla Iván Valenzuela, Carolina Urrejola como la de mejor desempeño, hace años la propuse como conductores del noticiero central del 13. Espero que pronto se haga realidad.

Es interesante en el empaque, la estructura y la forma de la entrega de noticias en Teletarde, Valenzuela logra que los panelistas deben estar muy bien informados y Carolina Urrejola es más que una patner, lo ideal que ellos estén todos los días en pantalla de Teletarde, por ahora y no día por medio.

Quienes los acompañan en el panel de Teletarde también han logrado un protagonismo adecuado, Alfonso Concha, Miguel Acuña, Rodrigo Vera. Últimamente Natalia López ha sido un hallazgo.

En TVN hubo un retroceso evidente con la salida de Amaro Gómez Pablo, su reemplazante Matías del Río llegó muy desgastado con su propuesta que es la misma de Última MIrada, sumando que sus opiniones no logran empatizar con la audiencia.

También hay que señalar que durante los meses de verano se recurre a periodistas practicantes que debieran tener una mejor inducción antes de salir al aire.

Su dicción, lenguaje y la información que manejan son de una debilidad irritante. Además, repito conspira la técnica cuando hay un instante de dúplex.

En cuanto a los temas, recurren a los mismo de todos los años, rutas turísticas, vacaciones y pasatiempos que no son noticias.

Ramón Ulloa se metió en un jardín cuando fue interrumpido en un despacho desde Chiloé, no salió ileso, pero lo salvó el apoyo gremial y su entorno.

Iván Núñez se transformó en un periodista justiciero, que interrumpe y opina desde el rating.

Andrea Aristegui con más protagonismo y las mismas debilidades de sus colegas, interrumpe y sus preguntas reiteran muchas veces el contenido de las mismas, con más de lo mismo lo hace Carla Zunino que está muy contagiada con Claudio Fariña, quien ha dado varios pasos en falso en sus notas.

Sin embargo quien se lleva las críticas es Juan Manuel Astorga, una vez que cambió de editor periodístico y de haberle otorgado algunos reconocimientos tuvo un giro lastimoso. Principalmente en sus entrevista realiza preguntas interminables con la respuesta incluida, dejando al invitado sin mucho que agregar.

José Antonio Neme ha sido favorecido por su canal MEGA que está en estado de gracia, hace rato.

Felipe Bianchi encabeza lo peor del periodismo deportivo, con sus opiniones donde todo lo pontifica lo ha ubicado en este sitial.

Realiza un permanente bloqueo a quienes lo critican en redes sociales, una contradicción de un profesional que debiera respetar todas las expresiones, que también lo adolecen otros rostros y opinólogos.

Cristóbal Guarello con sus opiniones tropicalísimas que generan reacciones hilarantes y no una aceptación unánime, suele tener una opinión certera.

Los medios y rostros le ruegan a sus audiencias que compartan con ellos sus programas, pero si hay una mínima crítica no son considerados en exhibirlos y si esa crítica es aguda los bloquean y critican a los usuarios ninguneándolos y tratándolos de agresivos e ignorantes.

El que monta en caballo chúcaro que aguante si corcovea.

 Ya está dicho hasta el cansancio, que la duración de un buen noticiero no debe pasar de los 30 minutos, pero sostenerlo por una hora y media y más es impracticable e insufrible televisivamente, pero como las finanzas están por sobre cualquier consideración razonable seguiremos con noticieros de una extensión desmedida.

Así como el resto de la programación de la TV abierta se ha ido deteriorando, los noticieros han seguido el mismo camino y han dado paso a que las audiencias se informen en otras plataformas y los protagonistas también las prefieran para dar sus declaraciones en las redes sociales que compiten con éxito depredador.

Twitter, Facebook, los blogs, streaming, you tube, internet en general son el cambio sin retorno que rápidamente ha dejado atrás a los medios que dejaron de ser tradicionales.

Quienes están gestionando al TV Abierta hoy no tienen la expertisse, y know how, que se requiere para esta transformación profunda que está ocurriendo.

Conclusión

La TV abierta en Chile fue aniquilada por la carencia de ejecutivos y profesionales de excelencia que no han sido convocados por los nuevos propietarios que además sepultaron la TV universitaria y porque no decirlo la TV pública también.

Encuesta CNTV

Los consultados aseguran que el programa más significativo del año es la Teletón. El fútbol internacional, La Gala de Viña y el Festival están entre los más vistos.

por Dusanka Obilinovic

Cada vez que se cierra un año llega la hora de realizar balances . En ese contexto, el Consejo Nacional de Televisión realizó una encuesta para saber cómo los televidentes evaluaron a los distintos canales de televisión abierta, con su respectiva oferta programática durante 2016; a continuación, sus mayores conclusiones.

A la hora de responder si la televisión, con respecto a años anteriores, ha mejorado o empeorado, el 46% de los encuestados aseguró que ha empeorado, mientras que el 34% dijo que sigue igual.

Y solo el 15% expresó que nuestra TV mejoró. Las opiniones más críticas sobre esta interrogante provienen de mujeres ubicadas en sectores medios y altos.

Luego, cuando se les pregunta qué tipos de programas son los que prefieren sintonizar, la preferencia, con un 27%, estuvo de lado de los espacios de telerrealidad como En su propia trampa, ¿Y tú qué harías?, Nadie está libre y En la mira.

Y con sólo un punto menos, lo siguen los noticiarios. Mucho más abajo, con el 9% de las preferencias se ubican las series como Bala loca. Los tres lugares siguientes, con 7%, están empatados telenovelas nacionales, programas extranjeros y ficciones extranjeras. Y casi al final de las preferencias están los realities, según lo contestado en la encuesta.

“Las audiencias privilegian los contenidos nacionales en televisión por la identificación y representación que establecen con ellos”, explica Oscar Reyes, presidente del CNTV, y agrega: “Los programas informativos, tanto noticiarios como de realidad, son los preferidos por las audiencias. Lo mismo ocurre con las telenovelas, que si bien hay una irrupción de teleseries extranjeras, los telespectadores valoran aún más las nacionales porque son cercanas y nos identifican con situaciones, formas de comportamiento, costumbres, paisajes y nuestro lenguaje”.

En la siguiente pregunta, para saber cuáles fueron los programas más vistos de 2016, la mayoría, que alcanza el 15%, fue clara al decir fútbol internacional.

Un poco más abajo, con un 12,6%, se encuentra la Gala de Viña, que transmite CHV, y que siempre arroja las cifras de rating más altas del año. Luego, con un punto menos, se encuentran las Clasificatorias a Rusia 2018, las que emite Mega. Con 10,5% sigue el Festival de Viña del Mar (CHV), y con 10,2% está la teleserie nocturna de Mega, Sres. Papis.

Con 10,1% reaparece el fútbol, ya que la gente también prefirió la Copa Centenario que exhibió Canal 13. En esta misma categoría, el público mencionó en el siguiente orden a Papá a la deriva, el reality ¿Volverías con tu ex?, Pobre gallo y Ambar, todos programas de Mega.

Sobre estas preferencias, Reyes asegura que “los chilenos y chilenas seguimos valorando la televisión abierta como el principal medio de comunicación masivo donde se informan. Tienen así un alto valor entre las audiencias el hecho de ver solo televisión como única actividad con un 61 por ciento”.

En esta misma línea, que muestra cuáles fueron los programas más vistos del año en la pantalla chica, el CNTV especificó cuál fue el espacio con más alto rating por canal. En UCV, lo más visto fue la Teletón, y en La Red, el Festival de Tierra Amarilla. Lo más sintonizado en Mega fue el Fútbol internacional, mientras que en TVN, los Juegos Olímpicos de Río. Y en Canal 13, la Copa Centenario.

Para ir más allá del rating, hubo una pregunta que tuvo relación con lo más significativo para las audiencias. Y fue ahí donde la Teletón tuvo la gran mayoría, con un 53%. Esto, a pesar de que en 2016 la obra solidaria fue la menos vista de los últimos ocho años.

Mucho más abajo, con un 12%, se ubicaron las elecciones municipales, y con dos puntos menos, las marejadas en la zona central. Empatados con un 5% también aparecen el Festival de Viña y el Mensaje presidencial del 21 de mayo. Finalmente, con 4%, está la Parada militar.

Y en la pregunta que dice relación sobre las denuncias hechas al CNTV por los televidentes por contenidos emitidos en ciertos programas, los encuestados apoyaron en un 38% a la que se le hizo a un noticiario por no entregar toda la información sobre un tema que afecta a la ciudadanía.

Más abajo, un 17% estuvo de acuerdo con las denuncias a un reality en el que a las personas se les trata con un lenguaje descriminatorio y agresivo. Un 15% estimó correctas las denuncias a un humorista que en un programa hizo un chiste que denigra a las mujeres.

Y un 12% apoyó las denuncias a un programa que se entromete en la intimidad de las personas. Por último, con 11%, apareció cuando en una nota en vivo un ciudadano es censurado.

“La audiencia sigue siendo crítica con la televisión y así lo demuestran las cientos de denuncias, por ejemplo, que han llegado la última semana sobre las declaraciones de un vidente brasileño sobre un catastrófico terremoto, pero la televisión sigue cumpliendo un relevante rol a la hora de informar a la ciudadanía”, cierra Reyes.

La encuesta fue realizada por el CNTV a 728 personas mayores de 18 años. 505 fueron entrevistas telefónicamente, y 223, cara a cara.

46% cree que la TV empeoró el 2016

Los consultados aseguran que el programa más significativo del año es la Teletón. El fútbol internacional, La Gala de Viña y el Festival están entre los más vistos

Cada vez que se cierra un año llega la hora de realizar balances . En ese contexto, el Consejo Nacional de Televisión realizó una encuesta para saber cómo los televidentes evaluaron a los distintos canales de televisión abierta, con su respectiva oferta programática durante 2016; a continuación, sus mayores conclusiones.

A la hora de responder si la televisión, con respecto a años anteriores, ha mejorado o empeorado (ver gráfico), el 46% de los encuestados aseguró que ha empeorado, mientras que el 34% dijo que sigue igual.

Y solo el 15% expresó que nuestra TV mejoró. Las opiniones más críticas sobre esta interrogante provienen de mujeres ubicadas en sectores medios y altos.

Luego, cuando se les pregunta qué tipos de programas son los que prefieren sintonizar, la preferencia, con un 27%, estuvo de lado de los espacios de telerrealidad como En su propia trampa, ¿Y tú qué harías?, Nadie está libre y En la mira. Y con sólo un punto menos, lo siguen los noticiarios.

Mucho más abajo, con el 9% de las preferencias se ubican las series como Bala loca. Los tres lugares siguientes, con 7%, están empatados telenovelas nacionales, programas extranjeros y ficciones extranjeras. Y casi al final de las preferencias están los realities, según lo contestado en la encuesta.

“Las audiencias privilegian los contenidos nacionales en televisión por la identificación y representación que establecen con ellos”, explica Oscar Reyes, presidente del CNTV, y agrega: “Los programas informativos, tanto noticiarios como de realidad, son los preferidos por las audiencias. Lo mismo ocurre con las telenovelas, que si bien hay una irrupción de teleseries extranjeras, los telespectadores valoran aún más las nacionales porque son cercanas y nos identifican con situaciones, formas de comportamiento, costumbres, paisajes y nuestro lenguaje”.

En la siguiente pregunta, para saber cuáles fueron los programas más vistos de 2016, la mayoría, que alcanza el 15%, fue clara al decir fútbol internacional.

Un poco más abajo, con un 12,6%, se encuentra la Gala de Viña, que transmite CHV, y que siempre arroja las cifras de rating más altas del año. Luego, con un punto menos, se encuentran las Clasificatorias a Rusia 2018, las que emite Mega. Con 10,5% sigue el Festival de Viña del Mar (CHV), y con 10,2% está la teleserie nocturna de Mega, Sres. Papis. Con 10,1% reaparece el fútbol, ya que la gente también prefirió la Copa Centenario que exhibió Canal 13. En esta misma categoría, el público mencionó en el siguiente orden a Papá a la deriva, el reality ¿Volverías con tu ex?, Pobre gallo y Ambar, todos programas de Mega.

Alarmismo en desastres naturales y maltrato a la mujer encabezan las críticas del público a la TV

El matinal de TVN y el reality “¿Volverías con tu ex?” fueron los programas más denunciados al CNTV en 2016. Mega fue el canal que acumuló más reclamos y CHV sumó sanciones por más de $85 millones.  

emolrrr

Cristopher Ahumada L. 

Más de 1.600 denuncias de la audiencia recibió el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) durante 2016 por situaciones presentadas en programas de la pantalla local. Declaraciones sensacionalistas que generaron alarma en la población, violencia contra la mujer, discriminación e información sesgada en noticiarios fueron las principales razones del público para ingresar sus reclamos ante el organismo fiscalizador de la TV.

El ranking de programas más denunciados del año (ver infografía) lo encabeza el matinal de TVN, que en sus formatos “Buenos días a todos” y “Muy buenos días” -se miden juntos en el sistema del CNTV- suma 329 acusaciones.

La principal causa de reprobación fue la declaración del vidente brasileño Carlinhos el pasado lunes, que pronosticó un desastre natural que dejaría 500 mil muertos en Chile.

Esos dichos generaron 186 reclamos en solo tres días y el canal tuvo que emitir disculpas públicas en su programa del miércoles. “Nos equivocamos al no contraponer otros puntos de vista a sus declaraciones. Nunca fue nuestra intención provocar alarma en las personas, especialmente a quienes son de Chiloé”, leyó al aire la conductora Javiera Contador.

¿Cuál es la evaluación del CNTV ante este tipo de situaciones?

El presidente del organismo, Óscar Reyes, responde: “Lógicamente, la audiencia va a expresar molestia ante un efectismo que no aporta en nada a sus vidas. ¿Qué utilidad real tienen declaraciones de este tipo? ¿Pretenden que la gente modifique en algo sus vidas? Los comunicadores tienen una responsabilidad social. En un programa que tiene entre sus fines mezclar la entretención con temas de actualidad no se puede estar dando tribuna o hacer eco de rumores que aumenten la psicosis colectiva en temas tan sensibles para la población, como son los terremotos o tsunamis “.

El ejecutivo también enumera los siguientes resguardos básicos que debieran tener los canales al informar sobre desastres naturales: “dejar fuera los recursos dramáticos cuando se está entregando información seria, usar imágenes adecuadas, consultar con fuentes profesionales y expertas, contextualizar y utilizar un lenguaje preciso y correcto”.

Otro de los episodios cuestionados por el público matinal de TVN fue el polémico “tapabocas” de Karen Doggenweiler (“Buenos días a todos”) mientras una mujer pescadora de la localidad de Pargua criticaba al gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

En la segunda posición de los espacios más denunciados del año se ubica el reality de Mega “¿Volverías con tu ex?”, que acumuló 297 acusaciones. Las principales causas fueron violencia contra la mujer, maltrato, humillación y discriminación. La participante Oriana Marzoli se adjudicó la mayoría de los reclamos.

“Teletrece”, en tanto, ocupa el tercer lugar por “generar una percepción errónea de la rentabilidad de las AFP”, contenido que fue cuestionado por los espectadores.

Dignidad de las personas

La mayoría de los espacios que integran el ranking de acusaciones presentó situaciones que fueron criticadas por vulnerar la dignidad de las personas. En esa causal aparecen programas como “Alerta máxima” (CHV), “Bienvenidos” (Canal 13), “CHV noticias” y “24 horas” (TVN).

¿Por qué ha aumentado el interés del público por denunciar este tipo de contenidos?

“Porque este es otro Chile. Uno donde contamos con las libertades y herramientas para expresarnos y escuchar con respeto, y donde estamos mucho más conscientes cuando se transgreden nuestros derechos o los de nuestros seres queridos. Las denuncias se hacen públicas, se discuten en redes sociales y esto permite que se instalen temas que de otra forma quedarían invisibles”, explica Óscar Reyes.

1c5f879b88e4315cb81910840650be05_400x400

En cuanto a las sanciones aplicadas por el organismo en causas que vulneraron la dignidad de las personas, CHV encabeza el listado con multas que sumaron 1.850 UTM (más de $85 millones) en el año.

La señal privada recibió constantes cargos por el programa “Alerta máxima”, que fue denunciado por su trato a asesoras del hogar y a menores presuntamente involucrados en delitos. Canal 13 le sigue con 1.350 UTM (unos $62 millones) por emisiones de “Contacto” y “Bienvenidos” -principalmente por el tratamiento de una supuesta denuncia de abuso sexual al fallecido bailarín Jefferson Barbosa-. Mega y TVN no tuvieron sanciones por esta causa en 2016.

A %d blogueros les gusta esto: